Viajar por placer y volver a casa

Rate this post

Los más afortunados pueden permitirse viajar, viajar es algo maravilloso, una experiencia única que deberíamos de experimentar todos al menos un par de veces en la vida, hablo de viajes largos, de viajes en los que tengas que llenar una maleta y aún así sabes que te va a faltar ropa para cambiarte en los días que vas a estar fuera. Esos son los viajes que realmente valen la pena, los viajes que no se pueden hacer muy de seguido pero que cuando se hacen son unos días inolvidables.

Los menos afortunados nos conformamos con coger el coche y salir a dar a algún paseo aunque sea largo por los pueblos y las ciudades nacionales, que no es malo, en España hay cientos de lugares maravillosos para recorrer, para visitar, pero son viajes que hacemos en nuestro propio coche, son viajes que no requieren mucha preparación porque se hacen en unas horas, apenas recorriendo unos cientos de kilómetros. Para estos viajes nos aseguramos de que el coche no nos va a dar problemas, comprobamos que todo está en orden incluso nos encargamos de comprar neumaticos baratos madrid para que nada falle.

La seguridad al volante ante todo, esa debe de ser nuestra mayor prioridad, evitar despistes, evitar acelerar demasiado, evitar incumplir las normas… este años y sin contar con las salidas de estas fechas navideñas ya han muerto en las carreteras mas de mil doscientas personas en las carreteras españolas, ese año, más de mil doscientas personas no volverán a sus casas por Navidad y esto es algo que debemos de remediar.

No digo que sea tan fácil como chasquear los dedos, pero si es cierto que si todos los conductores pusiéramos de nuestra parte, quizás el número de muertos en accidentes de tráfico sería más bajo, prudencialmente más bajo. Basta con ser responsables, no correr demasiado, controlar la velocidad es imprescindible para poder realizar un viaje seguro, utilizar el cinturón de seguridad y respetar las señales de tráfico, no hablar por teléfono mientras conducimos y poner todos los sentidos en la carretera, en lo que estamos haciendo.

Las campañas de concienciación cada vez son más agresivas, cada vez son más poderosas, aun así, no es suficiente para paliar este problema que tenemos en nuestro país, no son suficientes para que nos demos cuenta de que infringir las normas puede hacer que no volvamos a casa nunca más.