Vacaciones que no salen muy caras

Rate this post

Siempre me ha hecho gracia la gente que criticaba a otra que pedía un préstamo para irse de vacaciones, y ahora hoy en día suele hacer lo mismo que veía muy mal años atrás. Es verdad que cada uno en su casa debe saber que prioridades son las que mandan y ver hasta qué punto pueden permitirse una cosa o la otra, pero también en verdad que no se puede criticar a los demás por el hecho de no estar de acuerdo. Yo recuerdo con cariño que siempre nos íbamos de vacaciones la verdad que no había un solo año que nos quedáramos en casa, además nada de ir a un apartamento en el que debía cocinar mi madre sino que siempre nos hospedábamos en un hotel. La verdad que la diferencia se notaba lo sé porque el primer año fuimos a unos apartamentos muy chulos en los que mi madre tuvo que cocinar y recuerdo como si fuera ayer que mi padre le dijo que sería la última vez que trabajaría de vacaciones, por lo que en años sucesivos siempre íbamos a un hotel.

Claro yo era pequeña y nunca supe de donde salía ese dinero, evidentemente mis padres trabajaban los dos y siempre supuse que salía de sus trabajos. Hasta que fui haciéndome mayor y me di cuenta que utilizaban entidades bancarias a las que les solicitaban el dinero. Vivus para ser más exactos era la entidad que elegían, gracias a ella mis padres no tocaban sus ahorros paras nada, el dinero que íbamos a gastar en vacaciones lo guardaban y solicitaban un crédito. Mini créditos online eran los ideales para estos menesteres, ya que con solo una llamada o un golpe de ratón lo tenían en la cuenta y lo pagaban sin apenas enterarse, lo ponían a un año, y cuando querían solicitar el siguiente ya habían pagado el anterior, de esa manera podían ahorrar e irnos a la vez de vacaciones. Claro esto es algo que mucha gente ve muy mal, pero eso a mi padre nunca le ha importando como siempre decía yo no le pido el dinero a nadie lo pago con mi sudor, y siempre hemos disfrutado de unas extraordinarias vacaciones, sin duda un dinero que siempre puedes tener a mano ya no solo para vacaciones si no paras cualquier  cosa que se pueda presentar de repente.