Una ayuda en el mejor momento

5 (100%) 2 votes

Cuando llevas años intentando tener hijos te das cuenta de que lo más fácil y sencillo como puede ser a priori quedarse embarazada, puede resultar una odisea. La verdad es que ya casi que estoy tirando la toalla, porque son ya seis años lo que llevo intentando quedarme embarazada y nada que lo consigo.

Hablando con una amiga el otro día se me saltaron hasta las lágrimas. Ella acaba de comenzar una relación con un chico, a mi no me gusta mucho porque creo que no es trigo limpio. Ese sexto sentido que tenemos las mujeres me dice que no es un buen hombre, e intentado decírselo a mi amiga pero esta absorta en los músculos que decoran sus brazos y abdomen.

Hace unos días vino a decirme que la noche anterior se habían acostado juntos y que una cosa llevó a la otra y que cuando se quisieron dar cuenta habían terminado sin usar el preservativo. Se daba cabezazos contra la pared, lo que menos le conviene en este momento es tener un hijo y mucho menos con un chico al que apenas conoce. Entonces intenté serenarla y le enseñe la página http://pildoradeldiadespues.es/ y le estuve explicando cómo funcionaba y que se podía comprar en la farmacia sin necesidad de acudir a un médico.

La acompañé a la farmacia a comprar la píldora del día después con todo el dolor de mi alma, ya que yo pagaría por tener un hijo y ella iba a pagar por no tenerlo. Esa misma tarde tomo la primera dosis rezando para que no fuera ya demasiado tarde.

Hay que ver qué mal repartido esta el mundo, todos vemos lo obvio, unas personas con mucho y otros con poco o nada, unos muy afortunados y otros desafortunados, países prósperos y otros en la ruina, personas como yo que lo único que desean en la vida es ser madres y persona como mi amiga evitándolo a toda costa. Es cierto que cada cosa tiene su momento y que este no es el más apropiado para que ella sea madre, pero ¿y yo? ¿No tengo derecho a un poco de felicidad? ¿No tengo derecho a ser madre? Una cosa tengo clara, sea como sea voy a tener un hijo, así que sea cual sea el precio de la maternidad lo voy a conseguir, afortunadamente ahora hay muchas maneras de conseguirlo, mientras tanto seguiré intentándolo.