Prevencion de problemas auditivos

Rate this post

Con frecuencia las personas se preocupan por la salud de sus dientes, por hacerse una revisión médica ante los síntomas de alguna de enfermedad, pero son muy raras las veces en que se realiza una revisión auditiva. Uno de los sentidos al que menos se le prestan atenciones es al oído, es usual escuchar más de una fuente de sonido a la vez como tener encendida la televisión o la radio y al mismo tiempo algún video en el celular, otros utilizan auriculares a un volumen muy elevado, etc.

Lo más recomendable es realizarse una revisión auditiva anualmente, aun cuando se cree no tener problema alguno con ello, ya que en ocasiones las deficiencias pueden pasar inadvertidas. Cualquier indicio de pérdida de la audición que se detecte a tiempo, podría servir evitar, retardar o frenar el proceso de la degeneración del sistema auditivo.

¿De qué se trata la revisión auditiva?

La revisión auditiva es una evaluación que permite detectar si existe una pérdida auditiva y poder así tener una orientación sobre las posibles soluciones. La prueba no causa ninguna clase de dolor, es tan sencilla que puede ser realizada en un centro auditivo o en la consulta con el especialista; para ello la persona es asilada en una cabina insonorizada, la cual ha sido diseñada para poder ejecutar diferentes análisis sin que el ruido externo u otros sonidos interfieran en el procedimiento.

Una vez que es recopilada toda la información, se hace una otoscopia para asegurarse de que el paciente no tenga tapones de cerumen, supuraciones, inflamaciones internas o perforaciones. Posteriormente se hace una audiometría tonal por medio de la vía ósea, así es posible determinar la capacidad auditiva del oído interno; también se hace vía aérea para establecer el umbral de audición de la persona.

Para finalizar el chequeo se hace una audiometría verbal, con la cual se determina la capacidad de distinguir entre diversos sonidos de una misma palabra, y el test del umbral del inconfort. Algunas de las medidas de prevención que se pueden tener cuenta para prevenir la pérdida de la audición son:

  • Evitar el uso de varios aparatos sonoros al mismo tiempo y preferiblemente tenerlos a bajo volumen si se pueden graduar.

  • No utilizar reproductores musicales por más de una hora al día y que el volumen esté a menos del 60 %.

  • Hacer uso de protecciones auditivas si maneja equipos ruidosos, por ejemplo maquinaria pesada, taladros automáticos, etc.

  • No inserte objetos en los oídos, podría lastimar la membrana y el interior.

En anunciosmixtos, una página de publicaciones gratuita, podría conseguir un centro auditivo y ponerse en contacto para agendar una cita y cuidar su audición.