Lo importante de cuidar una empresa

Rate this post

Con la crisis las empresas de construcción dieron casi en quiebra, fueron pocos los que quedaron arriba, ya que la crisis incluso inmobiliario descendió hasta lo más bajo dejando a un montón de personas sin trabajo. Tan solo los más fuetes quedaron o por lo menos los que ofrecían los trabajos más baratos, ya nadie compraba casas, nadie quería hacer reformas, y claro para que se animaran debían bajar los precios y recortar un poco en la empresa. Si nos damos cuenta los recortes no solo han venido de la mano de los políticos sino que muchas empresas se han visto obligadas a ello en pro de seguir adelante. Recortes como los de apurar por ejemplo sus máquinas hasta el final, todos sabemos que un constructor sin máquinas es como un cero a la izquierda, la mano de obra la hace el hombre pero es necesario contar con un camión, una pala, en muchas ocasiones una grúa, incluso una excavadora.

El hecho de tener ese tipo de maquinaria en condiciones hace que los gastos se incrementen, por supuesto necesitan de sus revisiones, ya que no se pueden permitir el que se les estropee en el momento en el que la están utilizando. Los recambios para este tipo de máquinas por supuesto no son nada asequibles, por lo que se deben pensar mucho donde poder adquirirlos para que el bolsillo no les duela demasiado. La llegada de los desguaces en estos momentos ha sido crucial para ellos, el hecho de poder contar con un sitio como desguaces casquero ha sido fundamental, un desguace especializado en este tipo de máquinas hace que el constructor pueda respirar tranquilo sabiendo que cada uno de los recambios que necesite los encontrará allí. Hay quienes quizás lo pongan en duda, pero debemos tener en cuenta que hablamos de un desguace con las mayores instalaciones de Europa, en el que puede albergar gran cantidad de vehículos grandes, seguro que siempre tiene la solución o el vehículo adecuado. En definitiva de lo que nos debemos hacer eco es de que han tenido que resucitar los desguaces para que cientos de personas puedan seguir trabajando con sus vehículos sin miedo a que se les pueda presentar una fuerte avería, es así como nos damos cuenta que hemos entrado de una manera más que clara en la nueva era de los desguaces, esos que no nos dejan en la cuneta.