Cuando se vive en la ciudad del vino

Rate this post

Vivir en Valdepeñas considerada como la ciudad del vino es todo un honor, sobre todo ahora que se acercan las fiestas del vino y es cuando las disfrutamos de verdad. Son fiestas que se conocen en muchos sitios, es más hay gente que al igual que acude a pasar las fiestas de los sanfermines, viene a nuestra ciudad a pasar las fiestas del vino. En estas fiestas como su propio nombre indica prevalece el vino todas las noches, da igual que se tome solo, o en calimocho, el caso es que en esos días está previsto vender miles de litros y litros de vino. Son muchas las actividades que se preparan en pro de que la gente se divierta, son muchos los que se dejan vacaciones apartadas solo por disfrutar de una manera más profunda estas fiestas, así que nos encontramos ante unas fiestas espectaculares en las que no solo se disfruta de actividades y buena música, sino que además se disfruta de una bonita procesión en honor a Nuestra Virgen de Consolación.

Pero claro, no todo iba a ser diversión y vacaciones, ya que la vendimia viene acompañada de estas fiestas y a muchas personas les toca hincar la uña en nuestras preciosas vides, coger la uva significa poder deleitar a todos con el mejor vino que se ha podido probar, y disfrutarlo después de una buena y dura jornada de trabajo. Pero claro ¿que trae la vendimia consigo?, un cansancio que no te deja parar y sobre todo un fuerte dolor de espalda, difícil de curar sobre todo en los primeros días en los que ni siquiera los calmantes hacen efecto. Es por todo esto que como nuestros especialistas en fisioterapia en valdepeñas lo saben están al pie del cañón durante esta temporada, dispuestos a quitar el dolor y a dejar que la vendimia sea mucho más llevadera. Así que si eres de los que vas a venir a vendimiar a Valdepeñas debes saber a la perfección la clase de clínica con la que te vas a poder encontrar para quedar como nuevo, una clínica con los últimos conocimientos cada día renovados, llenado sus currículos de sabiduría y sobre todo de experiencia. No dudes ni por un momento en dejar de pasar, vayas a vendimiar o no, te aseguro que algunas de sus terapias te van a gustar y sorprender.