Cómo funcionan los centros de negocio

Rate this post

Los centros de negocios se caracterizan por ofrecer un servicio integral de recursos materiales y humanos que facilitan el desarrollo de actividades empresariales de diversos tipos.

Actualmente existen diferentes compañías dedicadas a este tipo de servicios, cada una con beneficios diferentes, entre los cuales están la renta de oficinas físicas, salas de juntas, salas de reuniones, espacios de formación, servicios de oficinas virtuales, servicios de atención telefónica para toma de recados.

Servicios contables y fiscales, entre otros un poco más completos, que involucran la recepción de clientes, servicios administrativos y secretariado; en resumen los servicios que se pueden contratar en un centro de negocios, le ofrecen a los empresarios que tiene un negocio pequeño o mediano y buscan la expansión.

Las herramientas necesarias para gestionar sus recursos humanos, su tiempo y la posibilidad de contar con un espacio adecuado para juntas o reuniones con su equipo de trabajo, o también, para recibir a clientes o inversionistas potenciales.

Es cierto que los centros de negocios pueden ofrecer servicios muy completos, lo que más buscan los clientes es la domiciliación comercial y fiscal, así como rentar una oficina; la imagen de seriedad y profesionalismo que es proyectada al contar con un espacio propio y con buena ubicación, realmente contribuye a la expansión del negocio, sin tener que hacer grandes inversiones de dinero.

Diferencias entre un centro de negocios y oficinas

La principal ventaja de trabajar en un centro de negocios es que cuando se tiene un espacio propio, el despacho está acondicionado con todo lo que se necesita. Por tal motivo, solo necesitas instalarte ya que, el inmobiliario, los recursos y la conexión a internet ya están disponibles.

En el caso contrario si se adquiere una oficina propia, tienes que ocuparte de equipar completamente el lugar, adicionalmente desde el punto de vista económico, el centro de negocios cultiva el ahorro, ya que es más económico acceder a este tipo de servicio que optar por un despacho propio.

El emprendedor puede tener una zona de trabajo totalmente profesional, pero a un costo menor; además un centro de negocios te permitirá disponer de servicios en específico, durante un tiempo determinado. Por ejemplo, se puede alquilar la sala de reuniones, solo por algunas horas.

Un centro de negocios fomenta el contacto permanente entre diferentes empresarios, donde tienen la posibilidad de intercambiar estrategias e ideas, y de las cuales pueden surgir nuevas oportunidades de negocio.