Camiones como de agencia

Rate this post

La tecnología permite que la calidad de vida sea cada vez mayor, muchas tareas se simplifican y se hacen, en ocasiones, más seguras. En el mundo automotriz los motores diésel han dado grandes avances, pero con ellos se han incrementado también los miles de euros que puede costar una simple avería. No todo está perdido, con algunos sencillos cuidados conseguirá evitarse varias molestias y se las presentamos a continuación.

Mantener el camión como nuevo

  • Nunca abandone el mantenimiento. Revise el manual de usuario antes de efectuar un cambio de pieza o de fluidos a su camión, sobre todo si es nuevo. En ellos le especifican detalladamente todo lo referente a su vehículo, desde el tipo de aceite hasta el tiempo de cambio de algunas piezas. Respete los plazos y utilice repuestos adecuados que no fuercen el uso de la misma.
  • Cuidado al apagarlo. No es bueno que apague el motor enseguida de haber estado transitando largas distancias o haberlo puesto a hacer trabajos forzados. Si el motor es apagado bruscamente el aceite se acumula en la turbina y con el calor se puede carbonizar o, lo que es peor, romper el tubo.
  • Atento del nivel del aceite. Un nivel que esté muy por debajo de lo recomendado puede averiar el tubo por donde circula o el mismo motor. No obstante, llevar aceite poco más de lo usual también puede ocasionar daños, por ejemplo al turbo, por ende, es mejor revisarlo cada cierto tiempo, en llano y con el motor en frío, que no altere las cualidades del fluido.
  • El filtro de gasoil. Sustituirlo reduce la posibilidad de que con él entren impurezas al sistema de inyección, el cambio suele ser a los 60.000 kilómetros. Purgarlo es otro de los cuidados que debe tener en cuenta.
  • Las revoluciones. Circular por debajo de las 2.000 RPM (Revoluciones Por Minuto) repercute a medio y largo plazo, ya que durante la combustión se genera más carbonilla y ello reduce la vida útil de la válvula EGR (siglas en inglés de Recirculación de Gases de Escape) del catalizador. Las señales de falla son pérdida de fuerza en la máquina, desgastes prematuros, vibraciones y tirones. Las averías causadas por el mal uso de las revoluciones suelen ser caras, más si el daño está en el motor.

Haga los cambios pertinentes en cada revisión y prevenga daños mayores que, además de ser caros, atentan contra su seguridad. Son muchas las marcas de camiones que puede encontrar en los Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (CATV), que sirven de banco de piezas para el suyo. Consulte los desguaces de camiones man y de seguro encontrará lo que necesita con una excelente relación precio – calidad.